Investigación sobre el guiso de Cadivi: ahora le toca a la banca

Los representantes de Fedecámaras, Conindustria y Consecomercio se comprometieron a entregar a la Asamblea Nacional información que puede ayudar a identificar a las “empresas de maletín”

 

Cadivi

 

Pedro Pablo Peñaloza

 

El presidente de Conindustria, Juan Pablo Olalquiaga, dio el pitazo. Si se quiere realizar una auditoría sobre las divisas entregadas por el Gobierno chavista durante la vigencia del control de cambio, deben llamar a los representantes de la banca comercial. “La banca tiene amplia documentación”, sentenció.

 

La Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional tomó la sugerencia de Olalquiaga y resolvió llamar al Consejo Bancario Nacional (CBN), con la finalidad de que colabore con la investigación que adelantan sobre las irregularidades del sistema de control de cambio y la identificación de las supuestas “empresas de maletín” que saquearon el erario público.

 

La invitación al CBN fue una de las medidas que acordó este miércoles 25 de mayo la instancia parlamentaria encabezada por el diputado Freddy Guevara (VP-Miranda), luego de escuchar al presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez, el director de Consecomercio, José Cinnirella, y al portavoz de Conindustria, quienes señalaron que la discrecionalidad y opacidad del control de cambio ha estimulado la corrupción y liquidado la producción nacional.

 

Martínez advirtió que el nuevo modelo – Dipro y Dicom – es “abiertamente discrecional” y peor que sus antecesores, pues no existiría forma de determinar los criterios para la asignación de divisas. “Todo es a dedo”, cuestionó, tras destacar que aún Miraflores no publica las normas que regularán el sistema anunciada en febrero de este año.

 

Los representantes gremiales se comprometieron a entregar los datos que manejan sus afiliados con respecto a la distribución de los dólares. En ese sentido, Olalquiaga se refirió a un análisis realizado por la Asociación Venezolana de la Industria Química y Petroquímica (Asoquim) que deja en evidencia cómo ciertas empresas recién creadas o prácticamente desconocidas en el sector, lograron hacerse con decenas de millones de dólares en poco tiempo, mientras las autoridades ignoraban las solicitudes de otras casas reconocidas y con amplia trayectoria en el país.

 

Cinnirella denunció la escasa información que suministraban las autoridades sobre las subastas de divisas, y destacó que en el marco de ese proceso resultaron beneficiadas “empresas desconocidas”.

 

En rojo rojito

 

En respuesta a una pregunta del diputado Guevara, los dirigentes empresariales ofrecieron algunas cifras sobre las deudas que mantiene el sector privado venezolano con sus proveedores en el exterior. Martínez dijo que la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea) espera la liquidación de 1.640 millones de dólares. De ese total, unos 500 millones de dólares corresponderían a Empresas Polar.

 

Olalquiaga declaró que el sector industrial debe unos 12 mil millones de dólares, al tiempo que Cinnirella calculó en 3 mil millones de dólares los pasivos de las ensambladoras de automóviles que operan en el país con sus casas matrices.

 

El vocero de Conindustria apuntó que antes de la instalación del control de cambio, Venezuela “vivía” con 12 mil millones de dólares al año. Ahora, por el aumento de las importaciones y la caída de la producción local, la República demanda 60 mil millones de dólares para subsistir. De acuerdo con sus estadísticas, el número de empresas industriales cayó de 12.700 en 1999 a 3.500 en la actualidad. “Todas funcionando por debajo del 43% de su capacidad histórica”, acotó.

 

Cinnirella recordó que en 2007 se vendieron en el país casi 500 mil vehículos. En cambio, para este año la proyección apenas llega a los mil. Indicó que con su política intervencionista y de controles, el Gobierno ha golpeado al sector automotriz.

 

Consultados por los parlamentarios acerca de los organismos que guardan relación con el control de cambio y las posibles importaciones fraudulentas, los líderes gremiales resaltaron que existen distintas instituciones vinculadas con este tema, desde el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex), pasando por la Guardia Nacional, el Ministerio de Industria y hasta el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat).

 

“Nosotros (las cámaras empresariales) no tocamos un solo dólar”, ratificó Martínez, quien sostuvo que el Gobierno “sí sabe exactamente qué se ha hecho con cada dólar”, pues maneja al detalle los datos de los entes fiscalizadores.

 

Publicado en Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*