Menéndez le miente a la comunidad internacional sobre la situación actual de Venezuela


Logo TV transparente

Durante la comparecencia de Venezuela en la ONU para presentar su informe sobre los Objetivos de Desarrollo Sustentable a cargo de Ricardo Menéndez, vicepresidente del Consejo de Ministros para la Planificación y el Conocimiento y Ministro del Poder Popular para la Planificación destacó lo que a su juicio son los logros de su Gobierno basándose en datos del 2013, no en cifras actualizadas.

 

Menéndez durante su exposición le pedía objetividad a los países presentes, al tiempo que invitó a quienes quisieran contrastar las cifras, en visitar Venezuela para verificar en primera persona los avances de la revolución.

 

El informe del Estado venezolano contiene elementos de engaño como afirmar que está disponible el portal Sistema Geoestadístico Nacional cuando no lo está, o la referencia a la promoción de la productividad cuando el PIB ha caído consistentemente en los últimos años y las proyecciones son una caída de 8.3 puntos para 2016, tergiversación de la información y ocultamiento de esta detrás de categorías ideológicas como la reiterada mención a una “guerra económica” que intenta ocultar la responsabilidad del Estado en los dramáticos niveles de escasez de alimentos y medicinas; al punto de confundir propaganda con información. Ello, significa matar la transparencia, e indica una intención poco confiable de avanzar verdaderamente en el cumplimiento de metas exigidas por los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

 

Transparencia Venezuela elaboró un informe para el Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas en el que contrasta al Gobierno venezolano, y de esta manera vemos cómo le mienten a la comunidad internacional sobre lo que ocurre en el país.

 

Menéndez destacó como uno de los principales logros del Gobierno las bases de misiones. Sin embargo, encuestas de ENCOVI 2014 destacan que aunque las misiones nunca fueron (y ahora menos) mecanismos para superar la pobreza, estas además, pasaron de ser programas para atender la exclusión a medios para alcanzar aspiraciones (vivienda, bienes semi-durables, vehículos, pensiones, ayudas). Concluye además, que en los últimos 5 años se ha experimentado un descenso de los beneficiarios de los programas sociales hasta en un 20%.

 

Sobre la construcción de viviendas amparadas en el marco de la Gran Misión Vivienda, Menéndez aseguró que el Gobierno ha edificado más de 1 millón, pero datos propios de investigaciones de Provea y la Cámara Inmobiliaria de Venezuela estiman que la cifra real se aproxima a las 620 mil.

 

Como un logro, Menéndez anunció que la pobreza extrema se ubica en 4,78%, pero ENCOVI destaca en su encuesta sobrecondiciones de vida 2014 que existe en el país un importante retroceso en materia de pobreza –23,6% de los casi 1.500 hogares encuestados se encontraban en pobreza extrema en comparación a los 18,7% existente en 1998–, lo cual va de la mano de un acelerado incremento de los precios y la merma en la capacidad de compra; para 2015, la misma encuesta reveló que la cifra aumentó a 49,9%.

 

¿Educación de calidad?

 

Según cifras de la Memoria y Cuenta del Ministerio del Poder Popular para la Educación (MPPE), para el periodo 2014-2015, en Venezuela la matrícula general fue de 10.662.641 estudiantes, desagregados de la siguiente manera: 1.597.521 niños y niñas que cursaron educación inicial, 3.449.592 cursaron educación primaria, 2.301.822 educación media, 295.325 educación especial, 140.365 educación de jóvenes adultas y adultos, 256.003 corresponde a las misiones Robinson y Rivas y 2.622.013 en el nivel universitario. Un análisis de este documento oficial nos indica que en educación primaria desde 2005 fecha en que se logró el mayor nivel de inscripción hasta 2015, se produjo una reducción de 71.547 niñas y niños. Al analizar educación media desde 2013 cuando se produjo la mayor cantidad de inscritos, para la fecha, se produjo una disminución de 70.276 estudiantes. Es decir, entre educación primaria y educación media la matricula disminuyó 141.823 estudiantes.

 

No existe seguridad alimentaria

 

El ministro aseguraba en su intervención que el Gobierno fortalece la alimentación con la competencia de cuatro ministerios dedicados a ello, sin embargo, existe una disminución real del presupuesto asignado para alimentación de 34%, y la marcada escasez de alimentos en el país.

 

De hecho, existe un incremento en 9%, entre 2014 y 2015 de la desnutrición infantil, en programas dependientes del Ministerio del Poder Popular para la Alimentación y la Misión Alimentación; denuncias de desvíos de alimentos y corrupción en los 53 establecimientos de los Abastos Bicentenarios, así como fallas en las infraestructuras de los edificios construidos por la Gran Misión Vivienda Venezuela.

 

Las restricciones para adquirir alimentos son cada vez mayores, tanto por la inexistencia de los productos, como por la inflación que ha destruido la capacidad de compra del venezolano. Una de las nuevas modalidades de 2016, son las listas para comprar comida que se hacen a través de censos por comunidad, en donde los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) prometen gestionar y distribuir bolsas alimentos para cada sector, que rápidamente derivo en corrupción y mayor frustración.

 

Según la encuesta sobre condiciones de vida 2014, Venezuela es un país con doble carga de la malnutrición: desnutrición y obesidad, en el que 11% de los encuestados para dicho estudio, están en situación de hambre y 39% de todos los que realizan menos de tres comidas, pertenecen a los sectores más pobres. La dieta básica es de baja calidad. Los alimentos que compran los pobres son calóricamente más densos, más baratos, y están regulados.

 

De hecho, según Venebarómetro 90% dice comprar menos alimentos, y 31% asegura comer menos de tres veces al día, así mismo ENCOVI halló que 15% considera su alimentación monótona o deficiente, situación que dificulta el logro de la meta 1 del Objetivo en cuestión.

 

Inversión en salud, desnutrición y mortalidad

 

En cuanto a la desnutrición infantil, el Gobierno venezolano asegura que la tasa de desnutrición infantil es de 3,37 por cada 100.00 habitantes pero entre 2014 y 2015 hubo un incremento de 9%.

 

En cuanto a la inversión en salud, Menéndez advertía que su Gobierno había aumentado los fondos 11 veces pero entre los años 2000 y 2012, Venezuela redujo su gasto total en materia sanitaria en más de 95%, llegando a ser este último año el más bajo de la región, equivalente a 4,7% del PIB, del cual la inversión pública representa apenas 34%.

 

En 2015, 74% de este gasto debió ser financiado con créditos adicionales, colocando el presupuesto de la salud en condiciones extremadamente vulnerables y abre el camino para focos de corrupción por la dificultad de hacer seguimiento y contraloría a esta modalidad crediticia.

 

Sobre la mortalidad infantil alegaba que se había reducido a la mitad, sin precisar la cifra pero según cifras oficiales, la tasa de mortalidad infantil se ubicaba en mayo de 2016, en 18,61 por cada 1.000 nacidos vivos, lo que significa un aumento de 3,82 puntos, lo que nos posiciona en índices similares a los años 50, retrocediendo 60 años.

 
Para más detalles:
 

Informe

Informe en inglés

Resumen informe ODS

Resumen informe ODS inglés

Publicado en Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*